Clausurada hace ya una década, la emblemática Fábrica de Tabaco de A Coruña borrará en breve las huellas de casi dos siglos como referente industrial e icono del trabajo femenino, el de varias generaciones de cigarreras, para transformarse en sede judicial.

La memoria perdida de Marineda