Ginebra, 13 jul (EFE).- Parecen muñecas rotas y sucias apiladas en el suelo, pero no lo son. Son un grupo de niñas, víctimas de un bombardeo en Zaragoza en marzo de 1937.

Es la imagen del horror de la guerra, una foto captada por un delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que forma parte del valioso e inédito archivo que esta organización tiene en su sede central en Ginebra.

La memoria inédita de la Guerra Civil española está en Ginebra