Un ancla de los galeones de Rande adorna el monumento a los pioneros gallegos de la navegación.

Los navegantes que perdieron el mar