El antropólogo muxián Manuel Vilar defiende que sin Moraime no habría santuario de la Virgen de la Barca, ni habría Muxía, ni llegaría el Camino de Santiago hasta los confines de la tierra. En la iglesia del citado monasterio benedictino muxiano existen unos frescos de gran valor, que en la actualidad corren el riesgo de perderse, sin que ninguna administración intente evitarlo hasta la fecha.

Moraime, en la lista roja del patrimonio