En el campo de concentración de los Jesuitas, en Camposancos, se hacinaban miles de personas.

Homenaje a los enterrados en la fosa de Sestás