Los operarios se encargarán de limpieza medioambiental, mejora de terrenos y pequeñas reparaciones y construcciones en el pazo y sus propiedades.

Cinco personas trabajarán durante tres meses en las Torres do Allo