En el año 1957, un joven fotógrafo gallego con incipiente interés por el documental recibió un encargo de la Comisión Católica da Emigración de registrar el embarco de emigrantes hacia América. El escenario de la despedida fue el puerto de A Coruña y el autor de unas imágenes que dieron la vuelta al mundo fue Manuel Ferrol, conocido desde entonces como el fotógrafo de la emigración. Ferrol, hijo de torrero de faro y nacido en Cabo Vilán el día de los Inocentes de 1923 -«a miña infancia inmersa na natureza quizáis contribuise na miña mirada a través da cámara sen eu sabelo», contaría él mismo años después- se trasladó a A Coruña en el 48. Una temporada en Ferrol lo devolvió de nuevo a A Coruña, en donde trabajó como corresponsal de TVE desde el año 65. Aprovechó la convocatoria de una plaza de operador de NO-DO para asegurarse doce años de trabajo, hasta 1976. Pero nunca se alejó de su profesión, de la que le gustaba presumir cuando se definía como «retratista e reporteiro». Tampoco ocultaba su satisfacción al recordar que su reportaje Emigración , ése del año 1957, y una fotografía de una mujer de Buño sirvieron de inspiración a Chano Piñeiro para realizar las películas Sempre Xonxa y Mamasunción .

Leer mas en => La Voz de Galicia. Incluye un álbum homenaje de 8 fotos.