La investigación genealógica tiene como primera etapa armar un entramado generacional. Comenzamos haciendo preguntas en el seno de nuestra familia y luego la búsqueda se orienta especialmente, hacia registros civiles, libros parroquiales y protocolos notariales.

A medida que vamos contando con un conjunto de nombres propios y de parentescos, nuestro interés se va desplazando hacia cada uno de los sujetos singulares de la trama. Necesitamos datos que nos permitan imaginar sus vidas de una manera que creamos verosímil. Diversas son las fuentes a las que podemos recurrir, dependiendo del intervalo temporal requerido. La tecnología viene en nuestra ayuda: Internet y la progresiva digitalización de archivos nos permiten acceder con facilidad a información que pocos años atrás hubiera sido sólo resorte de investigadores especializados.

Del conjunto de esos recursos, queremos detenernos hoy en la hemeroteca digital de Galiciana, la biblioteca digital de Galicia. Esta hemeroteca guarda periódicos gallegos publicados a partir de 1803, tanto en el territorio de Galicia como en el exterior. Son escasos los publicados en la primera mitad del siglo XIX. Sin embargo en su segunda mitad, con el advenimiento del linotipo, la prensa tomó gran impulso y así se fueron multiplicando las publicaciones.

Muy variada resulta la información que podemos obtener. A veces es pintoresca: una bisabuela multada por hallarse su carruaje a caballos detenido en un lugar de Santiago de Compostela no apto para tal fin. Otras, más dramáticas, como el embargo de las propiedades de un abuelo por haber colaborado con los republicanos o el fallecimiento de aquél joven pariente a causa de la tuberculosis. En oportunidades, inesperada: encontrar a nuestro tío abuelo, cura párroco de varias iglesias de Buenos Aires, de regreso en Galicia ejerciendo su ministerio en su pueblo natal, cuando se lo creía fallecido en Argentina.

Historias como éstas pueden ser encontradas en diferentes secciones de los diarios, como sociales, necrológicas, oficios religiosos, edictos, viajeros y otras.

Sólo necesitamos entrar en:

http://www.galiciana.bibliotecadegalicia.xunta.es/es/consulta/busqueda.cmd

Una vez abierto, vamos a “Búsqueda”, donde se abre un cuadro con diferentes opciones. Elegimos la primera “cualquier campo” escribiendo entre comillas el nombre de la persona que nos interesa. A veces tendremos suerte.

Si decidimos entrar en “Hemeroteca” hallamos al comienzo un listado alfabético de todas las publicaciones existentes con sus respectivas fechas. Vale la pena recorrer sus nombres: el “Boletín del Cólera” (1854), “El ejemplo : Diario de La Coruña” (1873 a 1875), El Emigrado (1927 a 1935), el “Boletín eclesiástico del Obispado de Mondoñedo” (1897 a 1938), “El compostelano : diario independiente” (1920 a 1926), “El obrero : órgano de la Agrupación Socialista Ferrolana y defensor de la clase” (1932 a 1936), “El Correo de Galicia : Diario independiente de avisos y noticias” (1900 a 1919), entre otros elegidos al azar.

También recomendamos vagar sin rumbo por las páginas de los periódicos, introduciéndonos en esa historia que nos pertenece y de la que somos fruto.