Expertos do departamento de Papiroloxía da Universidade de Tréveris (Alemania) afirman que o papiro do xeógrafo Artemidoro de Efeso, atopado no 1997, representa o mapa máis antigo da península datado no século I antes de Cristo.
Los fragmentos recuperados presentan un gran río y su afluente, así como un pueblo en una península, una ciudad amurallada al Norte y una tercera villa, todas ellas orientadas hacia el Atlántico. Varios arqueólogos gallegos habían depositado sus esperanzas en este hallazgo para aclarar los topónimos de la antigua Gallaecia.
El problema de la toponimia antigua de Galicia es que las fuentes estudiadas, como el Itinerario de Antonino, no consiguen situar con certeza a algunas localidades. Una de ellas es Vico Spacorum, identificada inicialmente como la moderna Vigo. Hoy en día, pocos expertos mantienen esta teoría y consideran que Spacorum denomina a la tribu de los pacoros, documentada en la costa sur de la provincia A Coruña.
Para Vigo, arqueólogos como Hidalgo Cuñarro han adoptado el topónimo Vico Helenis, en referencia a la tribu que habitaba esa costa. Aún así, algunos estudiosos trabajan todavía para demostrar que Vicus Spacorum estaba situado en la vía XX Per Loca Marítima, entre Tui y Pontevedra. Algo parecido ocurre con la famosa Brigantium, nombre que inicialmente se asociaba a la raíz celta briga, ciudad. Xosé María Bello, en su libro Historia de La Coruña, asegura que el topónimo hace referencia al Faro de los Brigantes, tribu británica. Y es que A Coruña era un puerto base de la flota romana que luchaba en Britania.


Leer máis en La Voz de Galicia