Un investigador descubre que las negociaciones germano-niponas previas a la II Guerra se realizaron con mensajes cifrados desde la ciudad

Vigo, base de la comunicación nazi